jueves, 7 de enero de 2016

"Primera clase: vuelo para ornitólogos expertos."


Sabemos que hay pájaros que no pueden salir de las jaulas, que el exterior los mataría, y sin embargo seguimos envidiando sus alas. Cantamos una canción que nunca encuentra respuesta, y morimos en la jaula con comida y placebos para pensar que somos felices.
Llevo tiempo mirando la puerta de mi jaula, y aunque he sabido abrirla hace tiempo, tanto que ni lo recuerdo, sigo sin moverme, quizás he muerto aunque siga respirando, quizás he dejado de cantar para poder escuchar una canción que responder, quizás ya no soy yo, quizás ya no estás tú, quizás nunca ha habido nadie.



Marina me dijo una vez que sólo recordamos lo que nunca sucedió. Pasaría una eternidad antes de que comprendiese aquellas palabras. 

Ahora las tengo tatuadas a fuego y ácido en la piel, destrozándome cada vez que me tocan.



martes, 6 de octubre de 2015

"Querido Septiembre, pareces casi Octubre y quizás lo seas..."

"A veces confundo el amor con el olor a gasolina" y últimamente encuentro gasolineras en cualquier esquina.


Me acerco y te digo que quiero calentarme las manos en tu pecho y dormirme mientras ardemos. Y sonríes, y me llamas pirómana mientras me acaricias la mejilla. Que ya sé que estos mofletes no son normales. Que tengo la piel suave y el pelo más rizo que has visto nunca. Que me muero de vergüenza cuando me miras y te miro cuando menos lo intentas. 

No tengas miedo a morir congelado, ya sé que tengo los pies fríos y el alma rota. 


jueves, 23 de julio de 2015

"n̶o̶ Quiero marcarte mucho."


Déjame decirte que el frío cala los huesos, que andar desnuda por los pasillos es un suicido, pero quiero helarme contigo. Retratarnos en óleo, en acuarela, en cama, en el suelo, en todos los soportes, posiciones y estilos que se me ocurran. 

Quiero estudiar cada trozo de tu piel hasta (re)conocerlo de memoria. 


"No pegamos juntos" pero encajamos de maravilla. 

"Pequeño, deliro"

"Fui un polvo y tres días de playa."
Ese sería el epitafio de esta historia. El principio no creo que importe.
Qué quien soy yo? Soy la amiga especial que todo el mundo tiene. La tercera en una pareja de dos, las noches con magia que todo el mundo se pierde durmiendo.
Soy la reina de la noche. Eso es, surcando los cielos, no como un pájaro, sino como un murciélago. Observado por los sonámbulos del lugar. Vuelo con los ojos tapados y las alas rotas,entre el humo de los fumadores pasivos.
Quemada con el calor los amantes, activos y enamorados de la luna.


Tú me mirabas desde la orilla y si pudiera volver atrás no habría salido nunca del agua, habría caminado hacia el fondo del mar llevando conmigo las piedras que me tirabas.


De todo esto he sacado varias lecciones y muchas frases. Gracias por no hacerme perder de todo el tiempo.

lunes, 20 de julio de 2015

"Deja que te explique cómo es el juego."



Te quiero
decir tantas cosas
que callo
y el que calla otorga
y el que otorga
sigue con ese círculo,
¡vicioso!,
¡enfermizo!,
que es eso,
que es todo.
Y da asco,
realmente lo digo,
que si te quiero
me aburro
y si te dejo
me odio.
Y da asco
jodida(mente) lo digo
y realmente lo pienso.


Mientras tú duermes...yo te escribo.

sábado, 13 de junio de 2015

" Si te pienso ahora... luego, existo?"


No me digas que soy importante por ser la primera de la lista, que polvos llevas muchos pero amores ya es otra cosa. Que me sobran dedos de una mano para mandar todo a la mierda, para gritarle al vacío que no me importan sus sordas palabras ni sus gemidos nocturnos.

Te imaginaba en la distancia, yo desde tierra, y tú, en el mar, quizás con piedras en los bolsillos, quizás ahogándote. Ojalá ahogándote.
  

 Sí, te imaginaba, puede que con amor, o por lo menos con odio reprimido.

Y aquí estamos tú y yo otra vez, enfrentados por un trozo de cama, recogidos en ese segundo que se convirtió en años.


Porque los polos opuestos siempre se repelen con camas ajenas.

miércoles, 21 de enero de 2015

"Réquiem por un sueño."

Y gritas bajo tierra, sepultada entre muros de cemento.
Guardas recuerdos en cajas, enlatando fotos, encarcelando pensamientos que algún día fueron libres.
Capturas momentos en billetes de tren, y los entierras bajo tus pies, bajo tu cuerpo.


Y aguardas un minuto de silencio, esperando que algún día salgan de su sarcófago, como momias con asuntos pendientes: torturas que desvelan tus noches y te hacen escribir estas odas a los vivos y elegías a los muertos.