sábado, 13 de junio de 2015

" Si te pienso ahora... luego, existo?"


No me digas que soy importante por ser la primera de la lista, que polvos llevas muchos pero amores ya es otra cosa. Que me sobran dedos de una mano para mandar todo a la mierda, para gritarle al vacío que no me importan sus sordas palabras ni sus gemidos nocturnos.

Te imaginaba en la distancia, yo desde tierra, y tú, en el mar, quizás con piedras en los bolsillos, quizás ahogándote. Ojalá ahogándote.
  

 Sí, te imaginaba, puede que con amor, o por lo menos con odio reprimido.

Y aquí estamos tú y yo otra vez, enfrentados por un trozo de cama, recogidos en ese segundo que se convirtió en años.


Porque los polos opuestos siempre se repelen con camas ajenas.

miércoles, 21 de enero de 2015

"Réquiem por un sueño."

Y gritas bajo tierra, sepultada entre muros de cemento.
Guardas recuerdos en cajas, enlatando fotos, encarcelando pensamientos que algún día fueron libres.
Capturas momentos en billetes de tren, y los entierras bajo tus pies, bajo tu cuerpo.


Y aguardas un minuto de silencio, esperando que algún día salgan de su sarcófago, como momias con asuntos pendientes: torturas que desvelan tus noches y te hacen escribir estas odas a los vivos y elegías a los muertos.


lunes, 5 de enero de 2015

"Breve encontro, longa historia."

Nos ahorcamos con hilos rojos, con versos tristes y sábanas frías, convirtiéndonos en esqueletos, en cadáveres sin vida.

Nos calentábamos con el café del desayuno, el sol de la tarde y el amor de la noche. Y sin embargo moríamos desnudos y mojados, como habíamos nacido.

Gritábamos en susurros, nos retorcíamos y nos acercábamos al abismo, aferrándonos a ese muro, clavando cada uña para escalar su espalda y colocar una bandera al final de su cuello.



Y me convertí en un puzzle viviente,
 pues él me había marcado sus huellas con fuego y, al alejarse, se llevó todo lo que fui alguna vez. 
Ahora sólo soy una caja cerrada, con muchas piezas y pocas luces.


miércoles, 17 de diciembre de 2014

"Cuentos después de medianoche."

Hermanos, eso solíamos ser. Incluso llegamos a ser amantes nocturnos, pero sólo en aquellas noches de luna llena donde todo el mundo fingía ser algo que no era: un licántropo en busca de una presa fácil, de alguien indefenso al que aferrarse.  




Y corrías por el bosque mientras tu capa roja se enganchaba con las ramas. Pero, pequeña, ¿de qué escapas realmente? 

jueves, 30 de octubre de 2014

"Si Neruda viviese ya no querría noches contigo."


Háblame así, a susurros y en silencio.
Atraviesa el vacío que separa la estupidez de la locura.
Atrévete a saltar y a caer de rodillas,
pidiendo al cielo más días grises y menos sábanas blancas.

Cómete el mundo a bocados,
rompiendo los esquemas
que escribiste en aquel papel.
Rasga las etiquetas de tu ropa favorita,
porque nada de eso te define.


Que no estoy loca,
que yo ya he saltado ese vacío.
He aterrizado de rodillas en la arena mojada
y he dejado la cordura al otro lado del muro. 


Miro atrás, esperando recobrar la fe en el exterior
para poder volver a salir y ver la luz del sol,
cegarme en esas noches sin luna
y secarme como un pez fuera del agua,
porque me siento como si me ahoga 
pero veo que todo el mundo aún respira.


"Amor y otras drogas."


Un círculo vicioso de adictos al amor,
amantes dementes en busca de un chute nuevo,
con mono de ese placer instantáneo que llena
las habitaciones vacías y las camas ajenas.
Porque volveríamos a revivirlo sin pensar,
una y otra vez, sólo por morir de amor
por una noche y resucitar al siguiente día
más vivo que nunca.


Estúpidos mortales, estúpidos todos.

sábado, 6 de septiembre de 2014

"La reliquias de la muerte."

Y veo el odio en los ojos de la gente, ¿lo notas? La ira de los titanes, la furia de las bestias. Nos consume el ansia de poder, las ganas de adueñarnos de todo, de ser parte de algo mayor. "Oh, vamos pequeña, sonríe" me dices, pero ¿y si no hay nadie por lo que sonreír? y si el mundo apesta y lo único que nos salva de nuestra autodestrucción somos nosotros mismos.

Vivimos en el infierno... consumiéndonos a cada segundo. El señor de fuego nos ciega y nos convierte en seres que vagabundean por el mundo, sin pena ni gloria, porque no somos hombres libres, ni siquiera somos hombres.



Veo como se queman los montes, como se incendian las casas, como el fuego lo arrasa todo. Y después de la masacre llega la calma, y te juro que eso es mucho peor. La gente grita en silencio y las calles se quedan vacías, las cenizas llenan el aire y la muerte, vestida de luto, llama a cada casa. 


 Vende tu alma ahora que estás a tiempo, corre, huye, sé libre.