domingo, 2 de marzo de 2014

"Los problemas de los números."

He perdido la esperanza en la raza humana desde que esta cuenta sus victorias con números.
Los seres humanos cuentan todo como unos estúpidos matemáticos,
unos filósofos que se guían por el método y no por la curiosidad o la imaginación.


Contamos las relacionas que hemos tenido en nuestra vida y los meses que han durado, dando más importancia a los polvos de una noche que a cualquier sentimiento.

"Animales racionales" que equivocados están, los animales nos hacen ser humanos y nosotros simplemente los matamos, y, aunque amamos a algunos, los poseemos, nos hacemos dueños de sus vidas, creyéndolas insignificantes.

Siempre he odiado los números, esos instrumentos del diablo que nos controlan la vida, calculando cada segundo de hora sin que haya un primero.
Celebramos los años que seguimos con vida, pero olvidamos que realmente estamos muriendo.

martes, 18 de febrero de 2014

"Un puente hacia Terabithia"

Eres la reina de un mundo destruido, consumido por el odio y la venganza. 
Las esperanzas de lo que antaño fuera un lugar próspero han desaparecido y las calles se tornan desiertas. Las gentes, masacradas por las miserias, viven bajo el manto del miedo, en una oscuridad constante. 


Así eres tú, 
como una ciudad vacía, 
en decadencia. 
Llena de miedos que te oscurecen
 y te consumen. 

"Y desapareció con la lluvia, como si nunca hubiera existido"



Quiero hablar del arte, del frío, de todas esas cosas que lo envuelven todo como una danza, rodeándome con sus ramas secas y acunándome con los susurros del viento...



Podría contaros los cuadros más hermosos que he visto, pero no serviría de nada, me he dado cuenta de que cuando miras un cuadro, por mucho que intentes entrar en él, jamás podrás, ni Giotto con sus escorzos ni Monet con esos nenúfares que podrías tocar si cayeras al agua. Sólo eres un mero espectador que admira una obra que ni en sus mejores sueños podría superar.

Porque cuando las palabras no me salen escribo, escribo porque nadie me escucha. Pero cuando escribir no  funciona pinto, dibujo los seres más repugnantes del mundo y en el medio de ellos yo, intentando sobrevivir. "Donde viven los monstruos" pienso, y sonrío, pero suena Skinny Love y mi sonrisa se vuelve amarga, como si el azúcar su hubiera acabado y las tiendas estuvieran cerradas.

Estúpidos señores con barba, siempre saben como volver a las piedras seres vivos para después dejarlas solas con sus nuevos sentimientos por el mundo, sin ningún rumbo.


Puedes no hablarme nunca, pero eso, por desgracia, no me hará desaparecer...

viernes, 17 de enero de 2014

Sigo sin ser suficiente.

"Mañana como solo"

"Prefiero así. Prefiero tarde y mal antes que pronto y bien. Pero me da igual, vamos no me da igual pero voy a insistir en que no me importa porque siempre se me ha dado bien no hacerlo bien. Y eso que no sé qué hacer cuando llega el frío. Ni qué hacer cuando es demasiado tarde para hacer la cama. Ni qué hacer cuando no hay nadie que te diga qué es lo que no puedes hacer.
Ayer soñé con ella y con el novio que me he inventado que tiene. Y me di cuenta de que es más feliz con otro en mis sueños que conmigo en sus realidades. Diría que me jode, pero no me jode. Y diría que no me importa, pero sí que me importa.
Porque hay veces que eliges y otras que no. Hay veces que eliges ver cómo un amigo fuma un cigarro antes de besar a una chica que ha elegido dejar de besarte a ti. Y otras veces se te estropean los auriculares y tienes que escuchar cosas que nunca hubieses querido oír. No sé tú, pero yo no necesito preguntar si me quieren para saber si me quieren de verdad. Y tampoco necesito que me dejes de llamar para saber que te has olvidado de mí.
Que me hubiese gustado que me quitaras la razón cuando pienso que todo sería mejor sin ti. Ahora tengo la razón y no te tengo a ti y podría decir que así es mejor, pero no es mejor. Y ojalá que te importase, pero es que no te importa."

jueves, 26 de diciembre de 2013

"Y si es este el lugar?"

Corre más rápido que el viento, cruzando las calles desiertas como si de un meteorito se tratara.


Corre tan deprisa que los problemas solo son susurros que crean música. Bach recorre con los dedos el arco de su chello y las cuerdas agarran esas notas, ahogándolas hasta una muerte dulce.
Pero de pronto se para, y los problemas la tiran al suelo.



 "Debes hablar" le dicen, hablar de cosas que no le importan, de sueños que ya no tiene, de problemas que no le molestan... hablar, para qué hablar cuando las palabras se quedan cortas para expresar lo que piensas? Entonces callas dejando un vacío de sonido que no llenan las miradas ancladas que te observan, esas miradas que te despojan de todo lo que imaginas y te tiran a este mundo frío y oscuro, golpeando primero la cabeza y luego tus engranajes, paralizándote, dejándote inútil, muerta.

lunes, 16 de diciembre de 2013

" Es la hora ya?"

Entonces te despiertas como si de un mal sueño se tratara, te frotas los ojos con la incredulidad de un niño y te pellizcas las manos para poder afirmar que no es un sueño, es un pesadilla.


No escuchas música, ni ruido, ni nada, todo está en un completo silencio roto sólo por el tic-tac del reloj que te recuerda que la pesadilla no se para, no retrocede, sólo continúa.
Entonces recorres la habitación con la mirada: libros quemados, hojas esparcidas... todo es gris y oscuro, parece la cueva de un monstruo y en realidad lo es. Y cuando tus ojos se dirigen a la puerta, algo te presiona el pecho y rodea con sus garras tu cuello. Intentas gritar pero nadie te oye, nadie está ahí.
La puerta y la ventana se cubren con ladrillos y la habitación se transforma en un cubo de pequeñas nubes acolchadas. Las garras del monstruo están atadas y ya no puede hacerte daño. 
Lo miras a los ojos y te pierdes en un mar lleno de medusas, sumergida en la bañera más grande del mundo. Finalmente sucumbes dejando que tus pulmones se llenen de agua y, mientras desciendes, escuchas una voz que dice "es tu hora, despierta". 

miércoles, 11 de diciembre de 2013

"Podemos ser cualquier cosa, sólo dímelo."




"…Te juro que la peor gravedad es la que ejercen las circunstancias que impiden que dos cuerpos no se acerquen. Pero olvídalo todo, las reglas y la experiencia, porque quiero rehacer un mundo sobre tu boca e inventarme otras teorías. El mundo girará alrededor de tus días y venidas; de si me dices antes de dormir que vas a soñar conmigo, o de si despiertas queriendo hacerme el amor antes del desayuno. 
Podemos no ser perfectos, pero ser cualquier cosa juntos. “